area-practica

NOTICIA

Sociedades Uruguayas Financieras De Inversion SAFI.

22/04/2015


Sociedades Uruguayas Financieras De Inversion SAFI.

Requisitos para que operen en la Argentina sociedades extranjeras.

LEY DE SOCIEDADADES FINANCIERAS DE INVERSION (SAFI) NRO. 11073.

La Ley 11.073 regula las Sociedades Financieras de Inversión (SAFI). Son un tipo de sociedad offshore en Uruguay que se encontraban primariamente exentas del impuesto a las ganancias, aunque pagaban un costo anual de licencia calculado en base a los activos y pasivos de la sociedad. Este costo que equivalía al 0.3% del valor neto del activo sería abonado como único impuesto pudiendo ser consolidado por un plazo de hasta 15 años (según lo dispuesto por el Art. 7 de la normativa).

Posteriormente a su sanción y con la reforma tributaria uruguaya se efectuaron varios cambios en la situación de las SAFI. En primer lugar se estableció que el régimen de tributación especial que las mismas poseen sólo podrá utilizarse hasta los ejercicios cuyo cierre económico no sea posterior al 31 de diciembre de 2010. Por otra parte, la reforma prohibió, a partir de su entrada en vigencia (1° de julio de 2007) la constitución de nuevas SAFI. Si bien la reforma tributaria no eliminó el régimen de las SAFI (para las ya existentes) lo que sí hizo es eliminar su estatus tributario especial, por lo que una SAFI existente podría continuar operando bajo el estatuto previsto para este tipo de compañías, pero sujeta al régimen general de tributación.

Ahora bien, sin perjuicio de esta reforma las SAFI ya constituidas pueden seguir amparadas en el antiguo régimen tributario si antes del primero de abril de 2005 han consolidado el impuesto según lo previsto por el artículo 7 de la Ley Nº 11.073.En líneas generales estas compañías pueden hacer inversiones directas o indirectas, por si solas o para terceras personas, usar medios corporativos Uruguayos para llevar a cabo corretaje, comercio, administración de dinero mundialmente para personas que no son ciudadanos Uruguayos, mantener inversiones y activos, anónimamente, mantener cuentas bancarias para ciudadanos extranjeros, etc; es decir que su actividad principal esta orientada a realizar directa o indirectamente, por cuenta propia o de terceros, o para terceros, inversiones en el extranjero en títulos, bonos, acciones, cédulas, debentures, letras, bienes mobiliarios o inmobiliarios.

LEY DE SOCIEDADES ARGENTINA EN RELACIÓN CON SOCIEDADES EXTRANJERAS

Requisitos establecidos por Ley

Según la ley argentina, la sociedad extranjera que quiera actuar en nuestro país de forma continuada (art. 118 Ley de Sociedades Comerciales), necesita crear una sucursal para lo cual debe inscribirse en nuestro país en la Inspección General de Justicia que es el órgano de contralor. A tal fin debe presentar los estatutos a fin de demostrar que está establecida de acuerdo a su país de origen y establecer un domicilio y designar un representante en argentina. En cuanto al domicilio y al representante designado, previamente se deben publicar edictos para poder inscribir los mismos.

Requisitos establecidos por la Inspección General de Justicia.

El articulo 124 LSC establece que la sociedad constituida en el extranjero que tenga su sede en la República o su principal objeto esté destinado a cumplirse en la misma, será considerada como sociedad argentina a todos los fines, ya que supone que ese caso la sociedad extranjera es una simple simulación para evadir las leyes de nuestro país. Por ello, en el año 2005, la Inspección General de Justicia, dictó una serie de resoluciones (Resoluciones 2/05 3/05 y 7/05) exigiendo nuevos requisitos para la inscripción de las sociedades extranjeras, además de los citados previamente, con el objeto de impedir que se utilicen sociedades que son sólo extranjeras en apariencia, y que en la realidad son sociedades argentinas, por cuanto son constituidas con el único propósito de actuar en nuestro territorio.

Las nuevas exigencias se aplican tanto para la constitución de la sociedad, como así también para toda modificación de la inscripción, como por ejemplo cambio de domicilio, de estatuto, de representante, etc.

En el caso de que una sociedad Anónima Financiera de Inversión (SAFI) uruguaya se inscriba en la Argentina será considerada como una sociedad creada en un país de baja o nula tributación, de acuerdo a lo dispuesto por el Decreto Reglamentario de la Ley de Impuesto a las Ganancias.

Esto significa que los requisitos de control sobre la misma son más graves que el régimen general.

Dichos requisitos, establecidos por la Resolucion IGJ 7/2005 en su art. 188 establecen que toda documentación proveniente del extranjero suscripta por funcionario de la sociedad, cuyas facultades representativas deben constar en ella justificadas ante notario o funcionario público, debe acreditar:

  1. Que la sociedad no tiene en el país extranjero de constitución vedado o restringido el desarrollo de todas sus actividades o la principal o principales de ellas;
  2. Que tiene fuera de la República una o más agencias, sucursales o representaciones vigentes y/o cualquier tipo de negocio, bienes, etc.
  3. La individualización de quienes sean los socios al tiempo de la decisión de solicitar la inscripción, indicando respecto de cada socio no menos que su nombre y apellido o denominación, domicilio o sede social, número de documento de identidad o de pasaporte o datos de registro, autorización o incorporación y cantidad de participaciones y votos y su porcentaje en el capital social.

Con respecto a lo denunciado en el punto b) a fin de acreditar el cumplimiento de actividades en el exterior, la sociedad debe presentar la siguiente documentación:

  1. Individualizar suficientemente los activos fijos no corrientes y participaciones sociales no sujetas a regímenes de oferta pública;
  2. Indicar su valor resultante del último balance aprobado por la sociedad con antelación no superior a un (1) año;
  3. Respecto de las operaciones de inversión en bolsas o mercados de valores, debe presentarse un certificado que se refiera a las operaciones realizadas durante el año inmediato anterior al pedido de inscripción, mencionando tipo de valores y operaciones, cantidades negociadas y montos globales conforme a su cotización, bolsas o mercados en que se efectuaron y valor de cotización de los títulos en cartera a la fecha de emisión del certificado.
  4. Respecto de la explotación de bienes de terceros, debe presentarse certificación que indique los bienes explotados e ingresos brutos obtenidos que consten en el balance.

También se puede presentar certificaciones contables globales que reflejen verosímil y razonablemente las condiciones de la sociedad, cuando las mismas se refieran a estados contables auditados favorablemente y aprobados y su emisión se justifique por la cantidad y variedad de los activos sociales y operaciones de la sociedad.

Asimismo, y por tratarse de una SAFI uruguaya, en este caso la Inspección General de Justicia apreciará con criterio restrictivo el cumplimiento de los requisitos mencionados, para ello requerirá la acreditación de que la sociedad desarrolla de manera efectiva actividad empresaria económicamente significativa en el lugar de su constitución, registro o incorporación y/o en terceros países, para lo cual podrá exigir que la sociedad acompañe:

  1. La documentación pertinente de sus últimos estados contables aprobados;
  2. Una descripción en instrumento firmado por autoridad competente del país de origen o funcionario de la sociedad –cuya calidad y facultades suficientes deberán acreditarse–, de las principales operaciones realizadas durante el ejercicio económico a que correspondan los estados contables o durante el año inmediato anterior si la periodicidad de aquellos fuere inferior, indicado sus fechas, partes, objeto y volumen económico involucrado;
  3. Los títulos de propiedad de los activos fijos no corrientes o los contratos que confieran derechos de explotación de bienes que tengan ese carácter, si se considera insuficiente el documento indicado sub b);
  4. Todo otro documento que considere necesario a los fines indicados.

Con respecto al punto c) de Información sobre los socios de la Resolucion IGJ 7/2005 en su art. 188 deberá cumplir el siguiente requisito cuando las acciones sean al portador (se llaman acciones al portador aquellas dan los derechos de accionista a quien tiene en su poder el título representativo de la acción, es decir, que ser accionista depende de poseer las acciones).

Debe indicarse los accionistas que por sí o representados concurrieron a la última asamblea celebrada y los ausentes a la misma en cuyo favor consten emitidas acciones o certificados y/o que hayan designado agentes o apoderados para recibir las acciones o certificados o, posteriormente, para representarlos frente a la sociedad al efecto del ejercicio de cualquier derecho; si la documentación presentada se considera insuficiente para una adecuada identificación y los accionistas designaron agentes o apoderados, debe presentarse la declaración de dichos agentes o apoderados sobre la identidad de los accionistas con todos los datos requeridos.

Por ser una SAFI, además, la IGJ podrá solicitar a los fines de la individualización de los socios, la presentación de elementos adicionales a los contemplados en los inciso 3 del 188, conducentes a acreditar antecedentes de los socios, comprendidos los que correspondan a condiciones patrimoniales y fiscales de los mismos.

Como consecuencia de lo dicho, la sociedad extranjera para que pueda realizar actividades comerciales por medio de una sucursal inscripta de acuerdo a la ley debe denunciar quienes son los socios, y además demostrar que la sociedad no tiene prohibido realizar negocios en el país extranjero y que tiene negocios en otros países fuera de la argentina (que puede ser por supuesto el propio país de origen de la sociedad extranjera). En caso en que no se pueda demostrar la actividad fuera de nuestro país, la sociedad no va a ser inscripta por la Inspección General de Justicia.

Por lo tanto, desde el punto de vista jurídico, la sociedad extranjera que quiera actuar en nuestro país lo puede hacer siempre y cuando se denuncien los socios, y asimismo, siempre que se demuestre que no tiene prohibido realizar negocios en su país de creación y que tiene actividad fuera de la argentina.

"Este artículo contiene información de interés general. No constituye una opinión legal sobre asuntos específicos. En caso de ser necesario, deberá procurarse asesoría legal especializada."